Sexo, redes sociales y falta de privacidad

sexo-redes-sociales

Hace diez años, antes de que pudieramos intuir la existencia de Twitter y Facebook, las relaciones entre las personas eran algo que permanecían en privado.

Claro que teníamos nuestras confesiones con amigos, o confesabamos algunos detalles de nuestras citas o nuestras noches locas de sexo, pero la mayor parte de lo que pasaba en privado se quedaba en privado. No teníamos ninguna herramienta que compartía nuestros pensamientos con el mundo tal y como hacemos ahora.

En los últimos años, las redes sociales han hecho increíblemente fácil el hecho de compartir detalles de nuestras vidas con completos extraños. Desde el clásico mundano tweet del tipo: Esta mañana en el metro, el revisor olía a pescadilla, hasta tweets bizarros como el que la actriz americana Amanda Bynes hizo sobre sus preferencias sexuales con el cantante Drake. Ahora cuando tenemos un pensamiento, no se queda en nuestra cabeza, sino que lo formulamos en 140 caracteres y lo enviamos al mundo exterior.

sexo-redes-sociales-2

Por ejemplo, después de unos cuantos cubatas un viernes noche, mientras la frustración sexual nos invade e intercambiamos mensajes con nuestra o nuestro ex, abrimos la aplicación de Twitter y soltamos algo explícito como: Necesito un buen meneo horizontal! para que lo lean cientos de nuestros followers.

O quizás en una de estas mañanas perezosas, la chica twittea una foto de su novio medio desnudo en la cama, junto a un texto que hace referencia a una bonita canción que cuenta la historia de dos amantes. (Pista: I just had sex and it feels so good.)

Llegó un momento, que la vida privada dejó de ser privada. Las relaciones se comparten, y las confesiones no se quedan en el dormitorio. Cada detalle se comparte. Si tu novio te deja una nota de amor? La compartes en Instagram. Si te manda un Whatsapp diciendo que se muere de ganas por verte? Le haces una captura de pantalla y lo subes a Facebook. Nada parece ser privado en estos días.

Tal y como dice nuestro community manager en Valencia favorito:

Por el bien de vuestras vidas, pensad antes de twittear.

Pero lo que la gente no se da cuenta, es que al presionar el botón azul de "publicar" esa información es de dominio público y no sabes quién lo leerá. Puedes pensar que simplemente estas compartiendo tus pensamientos con tus 800 followers y que no pasa nada. Son tus followers! Pero...¿los conoces? Probablemente no hayas visto al 90% de la gente que te sigue. ¿Acaso anunciarías en un salón de actos con 800 extraños escuchando que el pene de tu novio está torcido hacia la izquierda? No. Probablemente no! porque es asunto tuyo y no suyo.

Sea cual sea la razón, cuando el gran Steve Jobs nos otorgó el iPhone, también se llevó una serie de filtros de privacidad que se nos está yendo de las manos. A nadie le interesa tu vida sexual. Tal y como dice nuestro community manager en Valencia favorito: Por el bien de vuestras vidas, pensad antes de twittear.

Compartir

Compartir

Compartir