Las cómicas condiciones de uso de Whatsapp

whatsapp2


Partiendo de la base de que Nokia ya ha lanzado el primer teléfono móvil con una tecla dedicada a WhatsApp, el Asha 210, a nadie le cabe ninguna duda de que esta herramienta ha sobrepasado todos los registros de otras aplicaciones, por encima de Twitter o Instagram. Una alternativa para enviar mensajes de texto gratis, por un mínimo coste de 0,99 euros para los usuarios de iPhone y gratis para los de Android.

Fundado en 2009 por los veteranos de Yahoo, Brian Acton y Jan Koum, a día de hoy WhatsApp envía alrededor 20 billones (sí, con una “b”) mensajes al día. Cifras superiores a las de Twitter. Es entendible tal éxito cuando mantener una conversación a base de SMS´s puede salir por un ojo de la cara... pero ¿a qué estamos renunciando cuando aceptamos las condiciones de WhatsApp? Echemos un vistazo a su política de privacidad. 

Términos y Condiciones 

En primer lugar, ya sabemos que nadie en su sano juicio se leería este documento de principio a fin, pero como este no es nuestro caso, pues lo hicimos! Se trata de un documento largo, muy muy largo, así se aseguran que nadie intente su lectura. Una vez te pones manos a la obra, sorprende el lenguaje utilizado. Bastante sencillo, lo que hace innecesario tener que llamar al típico amigo abogado (y no al que tengo aquí colgado), todos tenemos un amigo abogado, ¿verdad?. Y cuando se trata de contenido, nadie lo podría haber hecho mejor que WhatsApp. Podemos encontrar buenos consejos, nada de obviedades incluso ciertas notas de humor. ¿Cuándo fue la última vez que leiste unos Términos y Condiciones graciosos? Nuncaaaa!

No se permiten terroristas

Whatsapp no es para todos los públicos, y así lo detalla la empresa, que prohibe la aplicación a los menores de 16 años, a menos que se trate de un menor emancipado o tenga un consentimiento expreso del padre o tutor. Además tampoco podrás utilizar la aplicación si estás en un país bajo el embargo de los Estados Unidos, o si ha sido designado por el gobierno americano como un país que apoye a terroristas. ¿Habéis oído terroristas? No hay Whatsapp para vosotros!!! 

A mí no eches las culpas 

Esto parece de sentido común, especialmente para evitar posibles litigios. WhatsApp explica que no se hace responsable del contenido que se vierta en su aplicación así como al que puedan acceder terceras partes a través de la app. Esto significa que si por ejemplo clickas en un link enviado  a través de WhatsApp, la empresa no se hace responsable de lo que pueda pasar, ni del contenido, ni de tus posibles perjuicios. Lavada de manos en toda regla!

¿Cuál es tu estado?

Pronto entraremos en las políticas de privacidad de la aplicación, pero antes seguiremos con los términos de uso que todavía tiene información muy jugosa. Whatsapp permite a sus usuarios actualizar diversos contenidos, estados, fotos de perfil, así como la última vez que te conectaste al WhatsApp, a estos datos se les llama "Status Submission". Toda esta información puede ser vista por cualquiera que tenga tu número, sin necesidad que le aceptes, es decir, todo público.

"Un simple y buen consejo es que si no quieres que todo el mundo se entere de algo, no lo pongas en tu información de perfil ni estado" dice WhatsApp en sus términos. Gracias por el consejo!

Pero aquí no acaban las advertencias de las "Status Submission". La empresa también clarifica que no puedes incluir información afecta a copyright en tu información de perfil, pero en cambio si que puedes postear todo el porno que quieras. Si infringes estas normas, Whatsapp podrá eliminar tu infromación sin pregunta previa, o incluso borrar tu cuenta. SOS

Mejor cállate!

Hablando un poco de borrar cuentas, WhatsApp se reserva el derecho de eliminar una cuenta cuando le apetezca por la razón que vea conveniente. Algo que parece un poco radical, se llevará nuestro halago aunque sólo sea por esta vez.

"WhatsApp se reserva el derecho de eliminar contenido de las "Status Submission" sin notificación previa".

"WhatsApp podrá acabar con el acceso del usuario al servicio, si se comporta como reincidente o por cualquier otra razón, incluído provocar molestias a otros usuarios"

Así es muchachos y muchachas, si eres molesto, el equipo de WhatsApp está listo para restringir tu acceso. 

Haz lo que quieras 

WhatsApp clarifica que uses el servicio de mensajería por tu cuenta y riesco. Cualquier cosa que ocurra derivada del uso de la aplicación no es responsabilidad de Whatsapp. Y no podrás denunciarles, ni a la empresa ni a sus empleados si algo malo te pasa como resultado de su uso. (incluído mensajes que no lleguen a su destino). Tal y como detalla la empresa en mayúsculas: COMO OCURRE CON LA COMPRA DE CUALQUIER PRODUCTO O SERVICIO; DEBES USAR TU SENTIDO COMÚN Y EJERCER SU USO CON PRECAUCIÓN. EMPLEA ESTA APLICACIÓN PARA TU DIVERSIÓN Esto cada ves se pone mas interesante y ellos cada vez se cubren de más gloria. ¿no creéis?

Política de privacidad

Como todo lo que dice WhatsApp en su letra pequeña, la política de privacidad también es muy clara. La verdad es que pocos puntos sobre las íes podemos poner aquí.

¿Me das tu número? 

La pieza principal de la información personal para acceder a WhatsApp es tu número de teléfono. El servicio no funcionaría sin él. Además deberemos facilitar un nombre de usuario y el tipo de smartphone que utilizas. Además la aplicación accede periódicamente a tu lista de contactos para localizar nuevos números para poder enviar y recibir mensajes con ellos. 

La información facilitada, según WhatsApp no se recopila en sus bases de datos. Ni nombres ni direcciones ni correos electrónicos.

No al cotilleo

Según describe la política de privacidad de WhatsApp, el contenido de los mensajes no se copia ni guarda en las bases de datos de la empresa. Los mensajes sólo son almacenados un cierto periodo de tiempo. El necesario para que la entrega del mensaje sea posible. Si un mensaje no llega a ser receptor en 30 días, se borra automáticamente.

Esto no es Vietnam, aquí hay reglas!

WhatsApp sólo usa tu información personal identificativa. Primero para completar la información de tu estado, y segundo para compartir parte de esta información con fines de marketing, pero sólo si das permiso a WhatsApp para hacerlo. Finalmente, para mejorar la experiencia del servicio. Concluyendo con una última frase: 

Nota: Si WhatsApp se vende en algún momento, o la empresa entra en bancarrota, todas estas reglas anteriormente descritas se irán al traste. Esto es lo que suele pasar con todas las empresas, y es que ya sabemos que nada es para siempre.

Si conoces a algún experto en redes sociales que te recomienda Line, Snapchat, Viber o cualquier otra historia rara. Dile que los términos y condiciones de uso de WhatsApp te los has leído y molan más.

Compartir

Compartir

Compartir